top of page
  • Foto del escritorUnidos por la Paz Alemania

Resistencia de mujeres latinoamericanas en el 25N en Berlin

Cada año el 25 noviembre -25N- cientos de personas se manifiestan en diferentes ciudades en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. El origen de esta fecha se remonta a la décadade los 50s, cuando las hermanas Mirabal, llamadas Patria, Minerva y Maria Teresa, desafiaron con su valiente lucha y resistencia la dictadura militar de Rafael Leonidas Trujillo en República Dominicana. Su legado en Latinoamérica es símbolo de lucha feminista y emancipación contra la tiranía y por la libertad. 




 En Berlín durante las demonstraciones del 25N participan diversos colectivos de migrantes latinoamericanos junto a otros provenientes también del Sur Global. Este articulo evalua el desarrollo de la jornada de este añoy se nutre de la perspectiva de varias mujeres activistas que participaron en la marcha o en las jornadas políticas autogestionadas por sus colectivos o enla multiplicación de información y comunicación en redessociales.

Por primera vez este año, la marcha organizada por la Alliance of Internationalist Feminist convocó a todas las personasa la demonstración, incluidos a hombres cisgénero, con el fin de sumarse en solidaridad y apoyo ala resistencia Palestina. Fue evidente en la marcha la participaciónde diversos colectivos que hicieron visibles sus demandas de alto al fuego,la liberaciónde Palestina, la condena a Netanyahu y el gobierno de Israel y en contra del militarismo yel apoyo financiero del gobierno Alemán. En términos de volumen en la participación, esta no fue visiblemente más numerosa este año a pesar de estar abierta para los hombres, incluso me atrevería a decir que fue menor juzgando con las marchas anteriores.


Esto abre unos interrogantes sobre si la táctica de movilización si fue la adecuada. En opinión de una de las activistas, llamar a una participación inclusiva permite sumar fuerzas en un mundo que gira cada vez más hacia la derecha y amplia la resistencia desde el campo político. Sin embargo,la otra cara de la moneda muestra quelos espacios de resistencia de solo mujeres son oportunidades de encuentro de luchas feministas, pues visibilizan liderazgos políticos femeninos y disidentes y han demostrado poder alcanzar gran relevancia cuando se llevan a cabo perseverantemente, como es el casode las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina o más recientemente de la resistencia de las mujeres en Bielorrusia contra la dictadura de Alexander Lukashenko


El reconocimiento del efecto de la guerra en los cuerpos y las vidas de la vida de las mujeres, especialmente en el caso actual de Palestina, fue una de las reivindicaciones principales en palabras de otra de las activistas latinoamericanas. Y en efecto, la bandera feminista antimilitarista se sintió con fuerza como mensaje general de la jornada y en especial en respaldo a los habitantes de la Franja de Gaza. En contraste, hubo discursos que criticaron la insuficiente acción del movimiento feminista internacionalista en Berlín en particular al no acompañar las manifestaciones que se convocan esta ciudad en contra de los talibanes en esta ciudad. También se llamó públicamente a la visibilización de las luchas de las mujeres empobrecidas, mujeres y población LGBTIQ+ migrantes y por supuesto víctimasde violencia.


La realización de performances, coreografías, cantos acompañados de instrumentos musicales, uso de vestuarios llamativos y disidentes durante las marchas, son comunes y 

utilizados en todo Latinoaméricay naturalmente también por parte de sus migrantes. Hacen parte de las estrategias para reclamar la autonomía de los cuerpos, oponerse a un orden establecido, alentar con creatividad y belleza la posibilidad del cambio. Este año alrededor de 8 mujeres latinoamericanas hicieron un performance emotivo en el que danzaron con una tela en el que se leía una palabra: libertad, vida, Palestina, entre otros. En la sección de la marcha en la que estuve presente, se exhibía el performance, se escuchaban los instrumentos y cánticos de los miembros del Bloque Latinoamericano en Berlin, las mujeres de la Iniciativa de Mujeres Latinoamericanas Neukölln LAFI y las de colectivo de Unidas por la Paz UPA llevaban juntas las pancartas realizadas en sesiones de juntanza previas a la marcha.


Todavía hay trabajo pendiente paraque las organizadoras de esta marcha entiendan y respeten estas formas especificas de protestas latinoamericanas, que no son una fiesta aunque tengan música, sino que hacen parte de nuestras luchas en el sur desde hace mucho tiempo ya.

Sobre los siguientes pasos después de esta jornada del 25N, como activistas latinoamericanas creemos que es importante: seguir construyendo en general redes y alianzas que permita prevenir la violencia de género, visibilizarlas cuando se presentan, evitar la revictimización. Continuar apoyando la resistencia Palestina y creando sinergias para las jornadas del 8M. Entre estas fechas, abrir másespacios para el intercambio de experiencias, el aprendizaje común, la politizaciónhacia el fortalecimiento del movimiento feminista migrante en la ciudad. Sumaría a esto, la defensa de losespacios deencuentro Flinta, especialmente ahora que el término“género” lo descomponen renombradas lideres“progresistas”de la política alemanay el contexto de de retroceso en los derechos de migración y asiloesta latente.


No es momento para quedarnos quietas hay que expandirnos horizontalmente con otras organizaciones y simultáneamente profundizar verticalmente con otras mujeres, con migrantes y con latinoamericanos.












48 visualizaciones0 comentarios
bottom of page